¿Qué es la Hipnoterapia?

La hipnosis hasta el día de hoy es un tema que causa múltiples sensaciones, escepticismo, asombro, temor, pero lejos de tanta controversia, la hipnosis es una poderosa herramienta terapéuticamente hablando.

En terapia la hipnosis se usa para el tratamiento de depresiones, adicciones, fobias, incluso para el tratamiento alternativo de enfermedades. El acercarse a esta disciplina puede convertirse en el inicio de la sanidad interior, el autoconocimiento y el muy importante desarrollo personal.

¿Cómo se emplea La Hipnoterapia?

Esta terapia comienza con la alteración del estado de conciencia. Cuando se ha logrado tal alteración el lado izquierdo del cerebro (encargado de los procesos de análisis) baja su actividad a un nivel tal que podríamos considerarlo como apagado. Mientras tanto el lado derecho del cerebro (el “no analítico”) se encuentra más alerta y se despierta la mente subconsciente. El subconsciente es la parte de la mente que refiere a las fuerzas más instintivas y es en esta zona en la que debe ocurrir el cambio mediante la guía del terapeuta.

A modo de ejemplo: supongamos que una persona sufre de pánico o fobia a las arañas. Esta persona podrá intentar muchos tratamientos de forma consciente pero jamás logrará recuperarse hasta no superar esa fobia en su subconsciente. La forma más eficaz de superar problemas de este tipo en el subconsciente es mediante una terapia de hipnosis curativa.

¿A quiénes se puede aplicar?

Este tratamiento se puede aplicar a todas las personas, incluso a los niños. Sin embargo, antes de comenzar el tratamiento es necesario verificar por medio de una serie de pruebas que realiza el especialista, la capacidad de relajación y las eventuales resistencias que pueden ofrecerse. Aunque un dato sí es seguro: aquellas personas más sensibles llegan a este estado especial de regresiones con más facilidad. Pero es de fundamental importancia la relación que se tenga con el profesional.

¿Cuánto tiempo para lograr resultados?

Depende en gran parte de la naturaleza de los problemas. Siempre es fundamental una entrevista previa para evaluar el problema, necesidades y realizar las pruebas de receptividad hipnótica para saber cómo funcionará la técnica en su caso. Generalmente, se propone un número de sesiones estimativas (en número de 5 a 10) para alcanzar los objetivos acordados. En sesiones que pueden ir dese los 50 minutos hasta dos horas aproximadamente.



Algunos beneficios de la Hipnoterapia que se han conocido